martes, 16 de noviembre de 2010

EL DIARIO EL COMERCIO Y LA ESPECULACION INMOBILIARIA

Buen día, lectoras y lectores, nos hace llegar el amigo Dick Turpin una interesante noticia que no debiera sorprendernos dada la presión urbanística que se da en Gijón, ya vimos la polémica sobre el crecimiento de la ciudad, que finalmente salto la barrera de la circunvalación para situarse en el medio rural  donde las fincas y solares llevan años en manos extrañas muy dedicadas a la especulación.

Ha vamos viendo como el juego del monopoly alcanza a los terrenos navales gijoneses, era una realidad que veía hasta el más tonto de mi aldea, pero todos insisten en vestir a la mona de “restructuración” , al final nos han quitado las costa gijonesa para los usos industriales y finalmente son devueltos a costa de la especulación inmobiliaria no ha sus dueños ya que ha cambiado el uso, sino que ha pasado a manos de la  especulación y en esa filosofía entra el DIARIO EL COMERCIO, como entrarán me supongo yo algunos otros solares de Gijon

Víctor Guerra

Les dejo con la noticia y reflexión de Dick Turpin
Julio Maese Guisasola (director general) y Goyo Ezama Meabe (director financiero) persisten en sus planes de exterminio: cerrarán la rotativa de EL COMERCIO en Gijón-Xixón y se llevarán el decano de la prensa asturiana a una planta de impresión en la localidad zamorana de Benavente, desde donde a diario se deberá transportar y distribuir el periódico por toda Asturias. La rocambolesca operación de deslocalización que quieren perpetrar estos dos individuos supondrá, además, el fulminante despido de 29 trabajadores sin posibilidades de recolocación.

Por la información que le ha sido revelada a Dick Turpin, esto es sólo la punta del iceberg contra el que se estrellará EL COMERCIO en los próximos años. Los terrenos que ocupa el periódico con mayor tirada en Gijón y el segundo en Asturias son pasto de la especulación inmobiliaria. Al parecer, ya han sido vendidos a una constructora para llenar la zona de viviendas. El rotativo se ubicaría en otra zona de la ciudad, en locales mucho más discretos, por lo que como primer paso sería necesario liquidar la rotativa y dejar sin trabajo a casi una treintena de trabajadores, algunos de los cuales llevan más de treinta años trabajando para esta empresa.

Sobra decir que con esa operación urbanística, los 600.000 euros de beneficio que acumuló EL COMERCIO en el último ejercicio (sí, este periódico despide a pesar de sus ganancias) quedarían reducidos a la categoría de calderilla. Hace unos años, corrió con insistencia el rumor de que una de las grandes constructoras asturianas había ofrecido cerca de doce millones de euros por dichos terrenos, ubicados entre las calles Luarca, Teodoro Cuesta y Diario EL COMERCIO, antigua calle Ferrocarril. Los beneficios, por supuesto, no se quedarían en territorio astur, sino que se irían volando a Madrid y Bilbao, los centros de poder del Grupo Vocento (brazo mediático del BBVA), que lleva ya unos cuantos años vampirizando y descapitalizando el periódico gijonés. A este gente poco o nada les preocupa EL COMERCIO. Se trata tan sólo de chuparle la sangre hasta donde sea posible y luego, como ha ocurrido en otros casos, abandonarlo malherido.

Este escenario nos anima a seguir con las movilizaciones y a intensificarlas. Son cerca de 5.000 las firmas contra el cierre de la rotativa que hemos reunido en apenas dos semanas y seguimos sumando apoyos de personas y colectivos. Uno de los últimos, muy significativo, es el de Kiosqueros Asturianos Asociados (KIASA), un colectivo que, dicho sea de paso, lleva años sufriendo la prepotencia y la negativa al diálogo por parte de los citados señores Maese y Ezama.

Seguimos en la lucha.

Más informaciones  SInlaVenia  ; Absolut Gijon  ;
DICK TURPIN

1 comentario:

rubo dijo...

Si esta noticia es tal y como se cuenta, me parece terrible. ¿Qué dicen ahora los voceros del liberalismo y la globalización?
Solicito tu permiso para comentar el tema en mi blog, eso sí, citando el tuyo como fuente primigenia.
Saludos.