miércoles, 7 de marzo de 2012

LA PARADOJA DEL CURA BARDALES y TREMAÑES


El cura Bardales, o sea el viejo amigo José María Díaz Bardales, que Dios tenga lo guarde en su seno, o desde aquí le dedico eso tan libertario de “ que la tierra le sea leve”, viene siendo con su pase al Oriente Eterno toda una paradoja para Tremañes.

Primero porque nos ha ayudado a situarnos en el mapa, ahora que somos casi que un territorio baldío devorado por la antropofagia de una devoradora ZALIA, que ya convertido nuestra parroquia en estéril desierto de tierras sin labor y casi si me apuran sin futuro. Su muerte ha puesto ubicación a esta aldea en el mundo globalizado de Internet, aunque también nos ha vinculado con el chabolismo.

Da la sensación cuando se habla de chabolismo, esa imagen se vincula directamente con la parroquia de Tremañes, cuando en realidad el fenómeno del chabolismo estaba instalado fuertemente en muchas partes de Gijón, como la Kabila en la parte alta d Ceares, o todo aquel otro cinturón de chabolas que había alrededor del campo de fútbol del LLano, o el chabolismo del Cerillero, aunque de menor de entidad que el fenómeno que se dio en Tremañes, con cuyo fenómeno se quedó una vez se institucionalizó el fenómeno chabolista y su recuperación  con el programa de “Gijón, Una ciudad para todos”.

Oyendo a locutores y leyendo algunos periódicos da la sensación de que en Tremañes no ha habido más que chabolismo y que no ha tenido más pobladores que estos, cuando en realidad aparte del chabolismo de Villacajón, y cierto cinturón de pobreza  en La Dehesa, que se fue degradando con el paso del tiempo y la recuperación de ciertas familias que iban conquistando su nuevo status social y cambiando de residencia.

Tremañes aparte de esos “guetos” tenía, ha tenido y todavía le quedan sus núcleos de población, antiguamente La Braña, La Bolera y El Plano, La Fuente, Juvería, EL Caravacu, Dehesa, Lloreda, La Muria, La Picota, etc, donde vivían y viven probos ciudadanos, que tuvieron que vivir con el chabolismo gitano, o de mercheros, que se integraron en la sociedad gijonesa y en la propia aldea, pero también le tocó el chabolismo infrahumano de los “portugueses” más agresivo y difícil de incardinar en la sociedad asturiana.

Por tanto habría que ver a Tremañes no como la cuna del chabolismo, sino como un punto institucionalizado de este, y también por la tolerancia de sus habitantes, que pese a todo nunca fueron, ni fuimos  beligerantes con este fenómeno de la  infra –emigración, ni con la condena que nos han hecho las instituciones políticas como territorio. Otros ya habrían puesto el grito en el cielo.

Bardales al que conocí y traté, camino del Convento de los Espiritanos al que me fui, casi que no se sintió a gusto en Tremañes, y mas desde que metió a aquellos desahuciados en la Iglesia, se entendió pero se comprendió poco, y se explicó menos aún.

Por la izquierda, de pie, Jos Luis Fonseca, Alfredo Cueto, Javier Gmez Cuesta, Alberto Torga, Jos Mara Daz Bardales y Jos Manuel lvarez, El Peque. Sentados, Jos Manuel Fueyo, Luis Surez, Sanz Montes y Jos Luis Martnez.


Por la izquierda, de pie, José Luis Fonseca, Alfredo Cueto, Javier Gómez Cuesta, Alberto Torga, José María Díaz Bardales y José Manuel Álvarez, «El Peque». Sentados, José Manuel Fueyo, Luis Suárez, Sanz Montes y José Luis Martínez. j. e. c

Además Tremañes con sus párrocos quitando al viejo “D. Ramiro” del cual se decía que andaba con pistola en bolso, pero que vivía en el centro de la parroquia cerca de la Iglesia San Juan Bautista,  ha tenido un relación extraña el resto todos se fueron a vivir a Lloreda, por tanto   hay un cierto sentimiento de que los curas son de Lloreda, porque allí han vivido y desarrollado el 90% de su vida cotidiana.

Pronto Bardales se fue a La Calzada,  y ya no volvimos a saber de él, y quedó como sustituto en el territorio el jesuita  Cándido Viña al que ya se le hizo hace poco un homenaje en Tremañes.

Hay que tener en cuenta que Lloreda es sociológicamente una isla urbana e industrial  a modo de polígono humano e industrial  metida en un territorio más ruralizado como es el resto de la parroquia.

Victor Guerra (Alias Chusi, el Moliñeru)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado Chusi.
Efectivamente el cura Bardales cometió posiblemente su único gran error con el barrio de Tremañes con la entrada de los “portugueses” en la iglesia Parroquial (vista su anterior y posterior ayuda con el pueblo llano y con los trabajadores oprimidos no dudo de su buena intención) .La cual como “agradecimiento” quedo destrozada y la cesión de un terreno cedido por el pueblo donde estaba ubicada la casa del cura propiedad en sus tiempos de la parroquia para la construcción del Poblado San Juan y el cual hace unos años el Ayuntamiento tuvo que recomprar para hacer un pequeño parque por atribuirse su propiedad el “ArzoAVISPADO”. Al margen de lo que bien dices su alejamiento, secundado por sus sucesores, del barrio con su de su desapego de los problemas cotidianos de lo que no fueran los concernientes a “La republica independientes de La Juveria, que no Lloreda”.
En el tema de la desaparición del Chabolismo en Tremañes la entidad la iglesia y “Gijón una ciudad para todos”muy apegada a miembros del OPUS,contribuyo en una pequeña medida a pesar de la buena intención de alguno de sus integrantes aunque en estos casos toda ayuda es grande pues recuerdo a señoras que formaban parte de esa entidad con muy buenos abrigos en la Iglesia escribiendo carteles para que estos indigentes se pusieran en las aceras de Gijón solicitando limosna logrando con ello su enquistamiento, pues así entendía la ALTA Clase Social la ayuda a los pobres considerando pagada su conciencia con las “visitas de medico”efectuadas a los indigentes.

Los grandes impulsores fueron a la llegada de la democracia, los miembros del Ayuntamiento de Gijón (presidido por José Manuel Palacio) El gran propulsor fue el por aquel entonces concejal de Sanidad MARCELO PALACIOS, con mayúsculas, pues gracias a él tenemos un Centro de Salud y un parque (con el concejal de Deportes Víctor Busto que apoyo para la construcción de una pista polideportiva pues la compra de el terreno de Jesús de Pedron era una gran inversión) él fue el que logro la desaparición( el primer paso que logro fue la Ciudad Promocional en gestiones en Madrid) del chabolismo con su lucha desde dentro de las instituciones, Carmen Veiga concejala de Asistencia Social que sus dudas y reticencias que lograba vencer Marcelo y la A. VV. SAN JUAN BAUTISTA, también con mayúsculas pues se lo merecen por el gran avance que lograron para el barrio con sus reiteradas reinvindicaciones diarias a pesar de la oposición de algunos vecinos de otras zonas de Tremañes, temas como la Ciudad Promocional, que sirvió de puente para la integración en la sociedad de sus miembros aunque no todos lo lograron por su falta de interés o cultura, el Colegio, , Centro de Salud, Parque etc. están en las hemerotecas quienes se oponían por su egocentrismo a su ubicación, donde el Ayuntamiento tuvo el apoyo de esta A. VV.

Seria un tema muy largo y de gran minuciosidad en los detalles el desglosarlo.
Tal vez sea un tema polémico pera esta es la realidad vivida y documentada, que no mi verdad.
Un Saludo y agradecimiento por tu afán por Tú-mi TREMAÑES