domingo, 10 de febrero de 2008

Bares de mi parroquia


Los bares de mi parroquia,

Hace ya unos meses escribí en una Revista de “culto” un artículo sobre los bares de pelo y pluma, refiriéndome a aquellos bares de cazadores de becadas y conejos. Hoy un fiel lector me trae el recuerdo de los bares de mi parroquia.

No es que yo sea mucho de bares, o que en mi infancia o adolescencia anduviera dándole al pinple, o tuviera un padre borracho al que buscar, nada de eso.

Pero los bares de la parroquia, para nosotros los chavales de “La Fuente” eran todo un campo de investigación sociológica , no por nada, sino porque en ellos estaba nuestra droga que en aquellos tiempos era la televisión, y como en casa no había, pues eso buscábamos los fines de semana introducirnos en los bares para ver la tele y como mi padre era raro que l os frecuentara pues siempre andaba de obras por casa, pues las excusas para penetrar en aquellos santos sanctórum para ir a buscar al padre y quedarse a ver la tele pues como que no colaba.

No sé en otras parroquias, pero en la mía conocí unos cuantos bares en los cuales los hombres pimplaban de cojones, aunque en ellos también es cierto se hacia lo que hoy los modernos llaman la sociabilidad. Estamos hablando de mediados de los 60, con una importante presencia de emigración que se radicaba fundamentalmente en La Dehesa, y también del nacimiento de los poligonos, o sea que gente para consumir o para necesitar los servicios de comida no faltaba.

Lloreda , era la parte alta de la parroquia, y estaba como fuera de nuestro alcance, y además parecía tener poco atractivo para nosotros, pues era como sino existiera, dense cuenta que nos íbamos andando de Tremañes a La Camocha, para ver a unos amigos o corrernos alguna perrrería por las minas del Picu San Martín o Pico el Sol, y sin embargo recuerdo poco el barrio de Lloreda o a sus integrantes.

La frontera la teníamos establecida en La Jamaica, el barrio intermedio entre los Campones y Lloreda, en ese punto había un bar feo, denominado El Jamaica y llevado por "el Jamaicu", no sé quien daba nombre a quien, pero el paisano que lo regentaba “el Jamaicu” que no era manco de un brazo, como yo creía y como me expone su nieto, y tal vez le confundía con otro vecino asiduo del bar que sí lo era; parece ser que tampoco el Jamaicu gastaba un humor de perros, sino que tal y como me expone su nieto "era rudo y testarudo" o eso nos parecía a nosotros, por lo cual hacía que nos mantuviésemos lejos de su alcance, aunque le recuerdo enjaezando todo el carro y el caballo para ir a sus menesteres con un brazo, lo cual ya idea de como era. En este bar del Jamaicu, creo que solo entré una vez con mi padre.
Bajando por la carretera estaba en Los Campones: Casa Blasco, que de guaje debí entrar otro par de veces por algo para mi pariente El Chelu; luego un poco más abajo otro bar-tienda que estaba situado a la altura de la farmacia, era una especie tienda, que un amable lector del blog me reprende por los olvidos y que se denominaba, el de Francisco el de Pachinina, que servía vino y que estaba al lado de casa de Pipo Margaride, allí se tomaban los vinos entre sacos de legumbres, pero del cual tengo muy pocos recuerdos, había otro bar tienda el de Teresa que estaba frente a lo que en su día fue la pescadería de Santisteban, este si era muy frecuentado pues antaño a su puerta estaba la parada del autobús.

Luego en la Dehesa recuerdo fundamentalmente dos: Casa Montero, y Casa Máximo, de los cuales tengo poca referencia, recuerdo a Máximo, menudo de cabeza redonda y calva, que alguien decía que era “facha” y que había estado en la Legión…. Nada de todo supe ni comprobé, pues en esa zona aunque la recorríamos de pe a pa, no tenían tele y la tenían algo debía haber que no nos era simpático para no parar.
En el otro extremo en el barrio de La Iglesia, había uno que todavía existe junto a la Iglesia, ( Bar Belmonte) esquina calle de la Iglesia y el Caravacu, luego había otro por el camino de la Iglesia el que va hacia la parte de abajo de la Picota en cuyo prau se hizo algunos años la fiesta de San Juan
.
De esta zona el más característico era Casa Piquerón, que recuerdo grande y amplio, y que me trae por su ubicación recuerdos aún más viejos del antiguo Bar-baile del Cantera, del que siempre habla mi tío Arturo, allá por los Buenos Aires querido .

A la entrada de la parroquia según se venía de la Braña estaba el Bar Reculta, peña bolística ya en El Plano, que pasó por todas las épocas, entre florecientes y decadentes de los bolos, hasta su marcha para la Calzada.

Y en el centro de la parroquia, entre el Plano y La Fuente, había dos bares que reunían ante sí, dos categorías sociológicas distintas, y que entraron en franca decadencia hasta desaparecer, por un lado estaba el bar de Dorina, "La Bolera", con una modesta bolera al frente, y donde vi por primera vez jugar a los bolos, Este bar estaba situado al pie de la carretera general, más o menos frente a la desembocadura de la calle Melón.

En La Bolera, nos permitían entrar los sábados en aquel oscuro rincón del fondo ver las serie de Bonanza y los dibujos animados, a veces ateridos de frio pues no queríamos ir para casa en el atardecer y de pantalones cortos pues ya me contaran, y temiendo que al menor murmullo a fuéramos desalojados pues aguantábamos lo que nos echaran, menos mal que la dos hijas, que para nosotros eran como dos musas, intercedían por nosotros para que nos dejaran entrar a una nutrida plebe aquel oscuro rincón, con algún paquetín de pipas que de vez en cuando alguien nos invitaba.

Un poco más abajo en dirección a la finca de Valle, que hoy contiene diversos equipamientos municipales, había otro bar, Casa Vidal que era de los abuelos de mi amigo Milu, y el cual funcionaba un poco de aquella manera, dependiendo de como viniera Lola la pescantina , o su marido, por lo tanto todo dependía de quien estuviera detrás de la barra, aunque la más tierna con nosotros siempre fue la madre de Milu: Manolita, un primor de mujer.

Lo recuerdo como un un bar largo de gran altura, y con una alta y larga barra que nacía al pie de la puerta e iba hasta el fondo del local, dejando un hueco para entrar y salir el personal del bar. Eso sí tenía la televisión colgada en casa de demonio, y aunque pasábamos horas jugando con sus nietos Milu (Emilio) su hermano y su primo, no eran muy proclives a dar cobijo a la muchachada y parábamos más bien poco.

Eran bares que fueron tomando diversos rumbos, unos vieron consolidados sus clientelas en base a los polígonos industriales, que además coadyuvarían a implantar otros establecimientos como el Bar Bazan, con el aquel alemán: Otto, capaz de trasegarse 40 cubatas en un día, o el Bar Obaya, bares más tardíos y con una configuración de paisaje y paisanaje distinta.

Esos eran los bares que recuerdo, amén de otro , muy pequeño en el Plano: Casa Zulima, o el de la Braña, pero ya se pierden en el el pozo del olvido.

6 comentarios:

asturconxixon dijo...

Estimado Chusi,
Veo que comienzen a fallate les neurones tal vez la demencia senil del pasu de los años.
Non ye el bar de Aurorina era Casa DORINA donde se hacien aquelles fabuloses fogueres de San Xuan, el bar de los güelos de Emilio era Casa Vidal y la tienda-bar que tu situes debajo casa Pipo estaba el la casa d’al lao y era el de Francisco el de Pachinina, el de Otilia y Otto era El Bazan situado en la esquina de les calles Los Pinos que ye evidente que sabes como se llama y de la calle Bazan no Baizan.
Me alegro de que nos refresques la memoria a los antiguos vecinos pero me da la sensación de que aunque te veo alguna vez por casa de tu má, del Tremañes actual vesete que tas pocu informau, guieste demasio por la prensa cuando hay persones que estan luchando por el barrio y podien informate muncho meyor, de toles formes sigue con esti blogg pues vienos bien a los que ya peinamos canes o ya no tenemosles ni pa peinar.
Permite que discrepe soladamente de ti en una cosa ¿Cuándo fue buenu con los vecinos Jesús el de Pedron. Cuando tu eres güaje menues escorribandes nos daba pa peganos con la fusta del caballo cuando nos caia una pelota al prau que taba destras del estanco aunque claro tu no eres futboleru. Con los vecinos empezó a abrise un pocoñin a raiz de casase y ver que del fiu no iba a sacar na y too lo manejarien los sobrinos como así ta sucediendo actualmente.

Un cariñosu y agradeciu saludu.

Administrador dijo...

Estimado Convecino. En primer lugar gracias por seguir la lectura de este blog, del cual debo decirte que no tiene como referencia la prensa, sino la memoria, y esa es la que es selectiva y por tanto deja fuera un buen montón de cosas.
NO trato de hacer un blog cabal de la Parroquia, sino el recobrar mi memoria, y por tanto el día a día de la ctual parroquia es evidente que no la vivo, por no estar en ella, y dejo el campo libre para aquellos que lucha por ella pues esten en ese candelero y se puedan poner al cabo de un blog, por ejemplo, que sería una cosa buena para los vecinos.

Para mi Jesus el de Pedrón, siempre fue un buen hombre auqnue tenga hoy mis ideas su ideología, ten en cuenta que entre mi familia y la de el había parenetsco, y creo recordar que como había miedo para entrar a por lo balones, pues muchas veces era yo el que iba por ellos, me ecorrío calro como lo hacian los craidos de Melón que te tiraban la triente.. tal vez nunca entraste en esa finca....
Manolo Valle era otra cosa.. como la finca de la Móvila.

Y el bar de la fiesta no me refería a Dorina, sino al que hubo en San Juan, y donde se celebró unos años la fiesta en el prau de arriba lindando con la vía del tren.

Gracias por los datos que he ya he corregido ye spero em desveles quien eres ya que denominas por el nombre con elcual era conocido en casa y en el barrio.

Y esta herramienta y blo está abierto al que quiera colbaorar en él, así como insertar lo que se crea conveniente, pues entre el trabajo, los blogs y otras oucpaciones a veces se convierte en una carga a la que correspondo como en esta ocasión de prisa y corriendo.
Un saludo
Chusi
victor.guerra@gmail.com

Anónimo dijo...

Hola victor soy jose maria que foto
mas bonita pusiste en el blog de
tremañes bar casa dorina cuantos
recuerdos recuerdos me trae ami este bar cuatos pinchos de tortilla comi yo en casa dorina pues este bar estaba en frente del
prao donde azcano tenia el aserradero de la madera la hermana
de dorina isi y los padres nieves y
luis el bar que estaba cerca de la
quinta de lolo valle en los años 70
se llamaba bar casa tino y despues
se llamo casa vidal en la casa de
al lado de casa dorina tenia yo un
conocido genaro que era el monitor
de fontaneria del sanatorio maritimo de gijon a la entrada de
tremañes en el plano y enfrente a la fabrica de vigetas asturias estaba el bar casa zulima yo que
tabaje muchos años en tremañes los
recorri todos salu2 jose maria

Anónimo dijo...

Amigo Victor: me parece encomiable tu esfuerzo por recuperar la memoria de una parroquía que ya poco o nada tiene que ver con la que intentas retratar, pero cuando se practica un ejercicio de esta naturaleza hay que ser riguroso con los datos que se manejan so pena de cometer errores de bulto, que supongo no intencionados.
Me refiero a tu comentario sobre el bar "La Jamaica" (que no El Jamaica como erroneamente escribes),el cual se encontraba situado en el barrio de La Juvería y no de la Jamaica.
Pero tu mayor error está en el retrato que haces del Jamaicu, te puedo asegurar que a su muerte, el 1 de enero de 1991, lo enterramos con todos sus miembros y en cuanto a su hummor lo vamos a dejar en que fue tu impresión de niño, pues era, sin duda, una persona amable y afable, gran conversador y amigo de todo el mundo, los más viejos del lugar te lo podrían confirmar.
Para sus menesteres, no utilizaba caballo sino burro, o mejor dicho burra por ser más docil.
Lo dicho antes de hacer juicios de valor sobre una persona piénsatelo un poco, ya que como decía mi abuelo: " A todo hay quien gane".

Un saludo:
El Nietu del Jamaicu

Anónimo dijo...

Estimado lector: Siento que se haya ofendido por tratar a su abuelo de esa manera y haberme confundido la burra por un caballo, y haberle quitado un miembro pero a veces los recuerdos y la memoria tiene esas cosas supongiq ue con el tiempo a usted tambien le pasará.
Y por cierto no hago juicios de valor doy impresiones de lo que uno vive, y le recuerdo que por delante de La Jamaica, perdone por haberle cambiado el articulo, psabamos muuchos niños y adiversas horas y he decir que con lagunas cosas eramos unos pesados, como lo haciamos con aquel loro que por allí había.
De todas maneras ,muchas gracias y por tratarme con esa afabilidad como si tomaramos el café todos los días.
Un saludo

Anónimo dijo...

perdonen que entre en este blog; del bar Bazan me acuerdo muy bien sus primeros dueños fueron mis padres,psteriormente fue traspasado a Otto y otilia(por cierto rubia y muy guapa) yo entonces tendria 13 años al lado del bar habia un taller de elctricidad ELECTROFREIRE en elcual trabaja Otto....fue casualidad pero mi curiosidad me trajo a este blog, que recuerdos tan lindos me trae la decada de los 60 en donde vivi entre La calzada y tremañes . un abrazo de un gallego
chalanero2001@yahoo.es